Noticias

Crency García se esfuerza por llevar el merengue tipico del rancho a las salas de conciertos

El merengue típico tiene exponentes de calidad que se imponen en elmercado con buenas propuestas

SANTIAGO.- Hacer fusiones para convertir un merengue típico en una pieza de
jazz o viceversa, haber sacado el ritmo vernáculo de ranchetas para llevarlo a otros niveles y ser uno de los pocos músicos típicos que cuenta con academia son algunos de los logros de Crency García.Pese a todo esto, El Prodigio, cuyo nombre de pila es Crescencio, se mantiene tan humilde como el que más, y no se ufana del dominio que tiene de diversos instrumentos, ya que estudió saxofón, piano complementario, armonía y clases de canto en escuelas de música, tanto del país como del extranjero, llegando incluso a tomar clases en la universidad de Berkeley. Mientras que en acordeón, güira, tambora y otros es autodidacta, afirmando que de todos los instrumentos de la banda sabe tocar un poco, para poder hacer arreglos musicales y las críticas cuando sean necesarias.

Al evocar sus inicios en la música típica, recuerda que antes de caminar ya andaba detrás del acordeón, de acuerdo con lo que le contaba su padre, de quien heredó el amor por el instrumento, y quien se lo ocultaba para evitar que lo rompiera.

“Un día, cuando tenía unos cinco años, empecé a tocar el merengue La Abusadora, él me escuchó y dijo parece que este muchacho va a ser músico, no le escondo más el acordeón, y así fue mi primer contacto con el instrumento”, recuerda el artista nativo de Nagua.

A la par con las clases de música, Crency formó su agrupación, la cual fue bautizada por su primo Samuel García como El Niño Prodigio.

Se fue a Estados Unidos, y allí continuó su formación. “En Harlem, una escuela de música en Estados Unidos, siempre llevaba el acordeón y tocaba música típica para que la conocieran y los profesores me sugerían que los conocimientos de armonía y las piezas de jazz que estábamos tocando la extrapolara para el acordeón, ellos dedicaban su hora de almuerzo para trabajar conmigo: yo con el acordeón y ellos con el piano o trompeta, y eso me ayudó muchísimo”, recuerda El Prodigio, quien ganó varios festivales de Jazz en Estados Unidos.

Entre grandes de la música

Crency García es considerado por músicos de larga data como un virtuoso del acordeón, e incluso ha tocado con la Orquesta Sinfónica Nacional de la mano de José Antonio Molina. Ha hecho música con Crispín Fernández, Juan Luis Guerra, Chucho Valdés, Bryan Lynch, y otros músicos tanto del área de jazz como del ámbito popular. “Casi en todas las ocasiones en las que he participado con la Sinfónica o con algún artista como Juan Luis, siempre tienen la parte del acordeón escrita, el mismo Juan Luis, en “Amores”, el primer disco que gravé con él, tenía la música escrita, yo no la había visto hasta llegar al estudio, y a partir de cuando vieron mi desenvolvimiento es que han tomado en cuenta mi trabajo y capacidad musical”, dice.

Actualmente está sonando con su tema “La Rubita”, y está trabajando uno llamado “Raquel” y “Ella me vivía” de Luis Días, una adaptación para el típico que a la gente le ha gustado mucho.

Fuente: Elcaribe.com.do 

Comments

0 comments

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button